Estrategias para aumentar los ingresos de tu supermercado

consumidor

Conocer el comportamiento del consumidor es esencial para potenciar las ventas de nuestro supermercado. Y es que existen variables que influyen en la toma de decisiones de los consumidores para adquirir uno u otro producto o para comprar en menor o mayor cantidad. A continuación, presentamos algunas estrategias:

  • El tamaño del carrito o cesta. Escoger el tamaño adecuado de la cesta o carro es determinante para los ingresos de una tienda o supermercado. De hecho, la capacidad nunca debe ser un límite para el comprador. Y es que una vez en tienda, se suelen añadir al carro productos que no estaban en la lista. Además, gran parte de los consumidores no se siente satisfecha si no colma el carro o la cesta. En el siguiente estudio elaborado por Shopping Basket, se demuestra como las ventas pueden llegar a incrementar un 32% con una cesta con mayor capacidad:

 

  • Precio con decimales. A pesar de que la diferencia de precio sea mínima, el viejo truco de colocar céntimos en el precio sigue convenciendo al consumidor. Las personas suelen fijarse en el primer número del precio, con lo que un producto que cuesta 2,99EUR será visualizado como 2EUR y no como 3EUR. Además, este céntimo de diferencia matiza la percepción sobre lo barato o caro que es un producto, ya que se interpreta como una rebaja.
  • Colocación de los productos. Es indispensable para guiar al comprador hacía uno u otro producto. En primer lugar, los artículos que queremos destacar o liquidar deben situarse a la altura de la vista. Por el contrario, los artículos que pudieran ser una alternativa de compra estarán más escondidos. En segundo lugar, los productos imprescindibles (huevos, verduras, leche, agua…) deben estar siempre en la parte más remota de la tienda, y así obligar a que el comprador recorra toda la superficie y adquiera productos no previstos. Por último, se aconseja colocar a la salida productos prescindibles como bollería, golosinas o platos precocinados. Gracias a su mayor impacto visual los consumidores pueden adquirirlos de manera impulsiva mientras están esperando en caja.
  • Trato amable. Proporcionar una buena experiencia de compra y hacer sentir al cliente a gusto es un aspecto clave para fidelizarlo. Así, colocar dependientes o empleados que ofrezcan ayuda a los clientes, les proporcionen conocimientos sobre el producto o que simplemente aporten una sonrisa, puede ser una buena estrategia, sobre todo en tiendas que ofrezcan artículos con precios elevados y con gran margen de beneficio.
  • Entrega gratuita a casa. El auge de la comodidad, la imposibilidad de utilizar vehículo propio, la movilidad reducida o la falta de tiempo pueden ser un inconveniente a la hora de llevar la compra a casa. Por ello, ofrecer la entrega gratuita por un mínimo de compra puede ser altamente beneficioso. Por un lado, obligará al consumidor a gastar hasta llegar a la cantidad mínima; y por otro, se estará ofreciendo un servicio diferenciador y de ayuda al consumidor, que éste valorará positivamente.
Shopping Basket

Deja un comentario