Reading Time: 1 minute

Todos pensamos que reciclar es bueno para el medio ambiente. Y así es. Se trata de una manera eficaz de reducir la huella humana en nuestro planeta. De todos modos, con respecto al plástico, esta puede que no sea la respuesta acertada.

Hay montones de productos que han sido diseñados para ser usados una o pocas veces, aunque puede que no se vendan como tal. Esos productos deben ser reciclados siempre que sea posible, pues todos conocemos las ventajas de esta práctica. Aun así, antes de adquirir un producto desechable por el hecho de que sea reciclable, debemos tener en mente que el reciclaje de plástico no es una solución perfecta.

Al fundir el plástico en el proceso de reciclaje, éste produce compuestos orgánicos volátiles. Estos compuestos pueden dañar el terreno alrededor del lugar donde se esté produciendo el reciclaje. Aparte de este hecho, las emisiones de carbono que este proceso genera pueden contribuir al calentamiento global.

Por todo ello, la próxima vez que necesites cualquier producto de plástico, piénsatelo dos veces: puede ser reciclable, pero eso no lo hace respetuoso con el medio ambiente. Adquirir productos de larga duración y gran calidad, considerando su vida útil, en este caso, parece ser la mejor solución para evitar un abuso del proceso de reciclaje.

Reciclar suena bien, pero reusar es la respuesta!