Reading Time: 2 minutes

Entre 500.000 millones y un billón bolsas de plástico son usadas a nivel mundial cada año. Un informe reciente publicado reveló que “la tinta y los colorantes usados en las bolsas contienen materiales tóxicos”. Aun así, cada año, 131.000 bolsas se desechan tras ser usadas únicamente una vez, lo que supone un desperdicio equivalente a 12 millones de barriles de petróleo.

Estos hechos han motivado la actuación de gobiernos que han promovido nuevas leyes para minimizar el uso de bolsas de plástico.

Reino Unido

Desde el 2007, el Ayuntamiento de Modbury ha prohibido el uso de bolsas de plástico. En su lugar los supermercados ofrecen bolsas de algodón y cestas de la compra con y sin ruedas. A pesar de ello, el Reino Unido sigue siendo un importante consumidor de bolsas, con más de 1.000 millones entregadas mensualmente por los comercios.

EEUU

A pesar de que, de momento, la prohibición solo existe en San Francisco, se está estudiando ampliar la ley a todo el estado de California. Otras poblaciones de Carolina del Norte, Oregón y Washington también han aprobado la medida.

México

La ciudad de México aprobó recientemente la prohibición de bolsas de plástico, medida puntera en una ciudad de tal calibre.

Ruanda

Algunos países africanos se han sumado a la causa, como en el caso de Ruanda. Tras años de cumplimiento de la ley, este país se considera hoy uno de los más limpios del planeta.

Europa

La mayoría de los países europeos también han intentado cambiar los hábitos de consumo de bolsas. En algunos países como Italia, Bélgica e Irlanda el uso de bolsas cayó un 94% tras la aprobación de la ley. Alemania, Suiza y Holanda han optado por aplicar una tarifa a este tipo de producto.

En todos estos países las cestas de plástico ha ido ganando terreno a las bolsas, dado que ofrecen al usuario y a sus tiendas una alternativa ecológica y práctica.