Reading Time: 2 minutes

Ayer día 3 de julio fue el día internacional sin bolsas de plástico. Y si existe un día como este es porque las bolsas de plástico son la bestia negra de la naturaleza.

Tremendamente ligeras, las bolsas de plástico suelen escapársenos de las manos al mínimo golpe de viento, acabando así en la naturaleza, donde tardarán entre 400 y 1000 años en desaparecer. Será entonces cuando los animales confundan las bolsas de plástico con comida, llevándoles a ingerirlas y provocándoles así la muerte inmediata por ahogo o bien una muerte lenta por infección.

No solo eso, sino que durante el proceso de degradación se van generando pequeñas partículas tóxicas que pueden llegar a entrar en la cadena alimenticia si los animales las ingieren accidentalmente. Como consecuencia, pueden llegar a ser consumidas por los humanos y causarnos serios problemas de salud como alteraciones en el sistema inmune, problemas de desarrollo infantil, defectos de nacimiento y cáncer.

La gran cantidad de bolsas de plástico desechadas están acumulándose en las corrientes del giro del océano Pacífico Norte, ocupando ya 1.400.000km2. Además, 10 bolsas de plástico  a la semana durante un periodo de dos años, emiten tres veces más gases que una bolsa ecológica, y consume 4,5 veces más energía en su fabricación que una ecológica.

Pese a estos escalofriantes datos, entre 500.000 millones y un billón bolsas de plástico todavía son usadas a nivel mundial cada año, donde 131.000 bolsas se desechan tras ser usadas únicamente una vez, lo que supone un desperdicio equivalente a 12 millones de barriles de petróleo, fuente de energía no renovable y extremadamente cara.

Además, no solamente tienen un impacto negativo para el medio ambiente, sino que también acaban siendo poco prácticas: su fragilidad hace que muchas veces las bolsas se rompan antes de llegar con nuestra compra al coche. También hacen ruido, nos hacen daño en las manos cuando están llenas y son poco estéticas.

Por todo ello, Shopping Basket ha diseñado una gama de cestas con uso equivalente a las bolsas de plástico. Se trata de nuestras cestas Market (30L), Kanguro (27L), Fama (15L) y Sweet (10L), que os servirán para transportar vuestras compras, para vuestras escapadas picnic, para llevar a la playa o para ir al mercado. Además, sus asas están diseñadas para agarrarse mejor y para no clavarse en la mano. Están fabricadas con maquinaria ecológica y plástico de alta calidad, y son reciclables. Una alternativa práctica, duradera, elegante y ecológica a las bolsas de plástico.